Ofeitoaman 2015, en Vigo

Han pasado casi 30 años desde que hice mi primer Ofeitoaman en la ciudad de Vigo.

Era la primera vez que exponía mi trabajo y estaba rodeado de artesanos con muchos años de trayectoria dentro de las ferias, y a mí me faltaba toda esa experiencia; así que ahí comencé a aprender de lo bueno y de lo malo que veía en los más veteranos.

Todavía sigo aprendiendo, pero ahora son otros los que nos miran como una referencia de qué hacer y de lo que no. Nuestra trayectoria como taller no pasa desapercibida a nadie, pero es sobre todo en sitios como o Ofeitoaman o Mostrart (mes de agosto en A Coruña), donde tomamos consciencia de la evolución que nuestra marca ha realizado durante todos estos años.

Valoro mucho este contacto directo con el público de una ciudad que ha visto madurar poco a poco un taller como ardentia, y  la impronta que han ido dejando nuestras joyas en las personas que como clientes nos han visitado durante años en nuestro Stand. Estas personas todavía siguen acercándose a nosotros con la ilusión de conocer qué nuevas colecciones tenemos o de saber si hemos traído aquella pieza que se quedaron con ganas de comprar el año anterior.

Pero, sobre todo, me gustaría destacar la grata sorpresa que nos produce alguien que viene al stand a enseñarnos una joya que hicimos hace 25 años y que percibimos que la persona que la luce está vinculada a ella de una manera emocional.

Para mí, gran parte de estas sensaciones resumen lo que significa Ofeitoaman: un momento de reencuentro de nuestro taller con el público de Vigo, público con el que hemos crecido y con el que compartimos trayectoria a través de nuestras joyas.

Espero que una vez más renovemos la complicidad que venimos manteniendo durante muchos años con el público de Vigo y que nuestros nuevos diseños pasen a formar parte, estas Navidades, de las joyas que lucirán los vigueses durante todo el año 2016. ;-)

Feliz Ofeitoaman, Vigo!

Luis ardentia



Las joyas que ilustran este texto son de hace casi 30 años, de la época de la primera exposición de Luis ardentia en Ofeitoamán.