Prácticas de Clémence

Buenos días, me llamo Clémence, tengo 19 años y soy francesa. He actualmente acabado mi primer año de técnico superior de Comercio Internacional y para validarlo tenía que efectuar unas prácticas de mínimo 2 meses en el extranjero, en una empresa que exporta, que fabrica productos y sobre todo que se encuentra en un país que no habla francés. Decidí ir a España. Después de algunas centenas de empresas buscadas y de correos enviados, mi escuela me propuso iniciar una nueva cooperación con otro instituto de Galicia. Por consiguiente, llegué el 11 de abril en la hermosa ciudad de A Coruña localizada en la costa Atlántica. Después de dos semanas de clases de comercio internacional en el instituto español, ya era hora de ir a la empresa en la cual debía efectuar mi práctica. Se llamaba Ardentia.

Había, antes de mi salida, visitado la página web de la empresa y había descubierto el estilo contemporáneo de las joyas que había diseñado y elaboradas en el taller, con materias primas la plata y el esmalte. No era una gran empresa pero exportaba en más de veinte países y entonces era perfectamente adaptada a las exigencias de mi práctica.

Se encuentra en el corazón del Polígono Industrial de Bergondo, ocultada, al fondo de una alameda, por otras empresas más grandes. Solamente una pequeña inscripción al lado de la puerta indicaba que estaba en el buen sitio. Entré y, finalmente, fui agradablemente sorprendida por la disposición interior y la superficie que me parecía, desde este nuevo punto de vista, más amplio. Para hacer una rápida descripción, abajo se encuentra el taller donde trabajan los artesanos, todos en bata naranja. En el piso superior, reina un gran espacio con un salón para recibir los clientes, una biblioteca, mesas de reunión, etc. Y todo esto decorado con estilo y modernidad en los colores rojo y blanco. Para terminar, aún arriba se encuentran las oficinas, entre las que está la mía.

¡Pero todavía no os hablé de las tareas que tengo que realizar en esta empresa! Mi trabajo principal consiste en prospectar el mercado francés. Es una ventaja porque no tengo ningún problema para hablar francés, sin embargo no es fácil. ¿El concepto de la prospección? Un documento Excel o Access al principio en blanco y al final interminable, compuesto de nombres de tiendas, de zonas geográficas, de números de teléfono y de correos electrónicos. ¿El objetivo? Determinar clientes potenciales y contactarles para empezar con ellos una relación comercial sostenible. ¿Resultado? Mucho tiempo pasado haciendo búsquedas en internet, un poco de estrés antes de cada llamada por teléfono y a menudo una decepción de no tener el resultado esperado.  Sin embargo, no hay que olvidar todos los beneficios que este trabajo aporta a la empresa y también a mí-misma. Por una parte, se adquieren pequeñas astucias de búsqueda de información más eficacias, toma conocimiento de la realidad del mundo del trabajo, se desarrolla la argumentaría comercial, se coge soltura al teléfono (y mala suerte si la acogida es hostil) y, cada vez que nuestro apartado de correos indica una respuesta positiva de una persona interesada que quiere más detalles, ¡es buen humor asegurado para el resto del día! Por otra parte, esta tarea es también positiva para la empresa que gana en notoriedad y en presencia. Quizás por el momento todas mis tomas de contacto no habrán dado los frutos esperados pero pienso que hay que relativizar y ver las cosas más a largo plazo. No olvidemos que todos estos contactos serán invitados a venir visitarnos a las ferias, especialmente ésta de Bijorhca en París, en septiembre. Llegando con todos los conocimientos necesarios al respecto de la marca y ya sabiendo cuáles son las colecciones que les apetecen, estos clientes potenciales serán más proclives a hacer un pedido con reactividad, aportando así a Ardentia una eficiencia no despreciable.

¡Y no hago sólo esto! Por ejemplo, busqué un representante francés, contacté con antiguos clientes que no habían hecho pedido desde más de un año. ¡Ayudo a la traducción, especialmente de todos los artículos referenciados en francés, inglés, castellano, e incluso en gallego! Ayudo a la preparación de las ferias. Escribo a veces cortos artículos en francés para colgarlos en la página Facebook de la empresa con el objetivo de darla a conocer en Francia. Creé también una página Facebook exclusivamente dedicada a internacional y por la cual soy la encargada de publicar cada día un nuevo post en inglés y francés. Resumiendo, me hago útil como puedo con mis conocimientos teóricos adquiridos a lo largo del año de clases y estos prácticos que estoy adquiriendo aquí, adaptándome a los valores, las necesidades y los objetivos de la empresa.

La ventaja que la empresa no sea muy grande es que todo el mundo se conoce y trabaja en un buen ambiente y que no hay diez edificios a cruzar para ir del departamento comercial al taller sino sólo dos escaleras. Pude así hacer mis pequeñas excursiones y asistir a algunas partes del proceso de fabricación. De una parte encontré esto muy interesante porque desconocía totalmente cómo se elaboraban las joyas y pude constatar por mí-misma de la autenticidad de la fabricación artesanal y por otra parte es mejor dominar el producto antes de querer venderlo al cliente. ¿No estáis de acuerdo?

Para acabar, todavía tengo un poco más de 2 semanas de prácticas formando parte de Ardentia, pero ya puedo decir que esta primera incursión en el mundo profesional habrá sido una experiencia productiva y enriquecedora. Si los criterios corresponden, quizás podría volver el año próximo.

Etiquetas: